jueves, 12 de agosto de 2010

Miss USA: "No crean todo lo que dicen de mí"

Hablando un poquito de español, Rima Fakih nos confesó que ama la cultura latina y que se siente honrada cuando la confunden con una hispana; quiere ganar y su cuerpo es su mejor arma
Por Andrés Martínez Tutek/NYC 11 de agosto, 2010

Desde que Rima Fakih vivía con sus papás en Jackson Heights en Nueva York siempre estuvo rodeada de gente latina. Sus mejores amigos hablaban español y muchos incluso la confundían con una hispana por su cabello negro y su piel bronceada. Hoy, esta bella joven de 22 años y de origen libanés tiene sobre su pecho la banda de Estados Unidos y espera que la corona de su compañera de apartamento, Stefanía Fernández, sea para ella.

Con mucha simpatía y hablando una que otra palabra en español como "poquito", "papi", "gracias", Miss USA nos reveló quién es su favorita para ganar en Las Vegas, cuál es su mayor pecado y por qué quiere aprender a hablar como Daddy Yankee.

Siendo la reina anfitriona, ¿piensas que puedes quedarte con la corona?
La verdad uno nunca está seguro de ganar este tipo de concursos y quizá en mi caso lo bueno es que me siento más preparada que cuando gané Miss USA, pero no más. Lo que sí puedo decir es que voy con la misma mentalidad con la que van todas las muchachas y esa mentalidad positiva, pues si uno no piensa que puede ganar, definitivamente no va a tener la confianza y no se van a dar las cosas bien.

¿Pero además de ir positiva, cuál es tu arma mortal?
(Se ríe) Me gusta mucho mi cuerpo, creo que es una fortaleza y también mi presencia en el escenario y mi forma de caminar y, aunque reconozco que tengo que hacer ejercicio, maquillarme, lucir con ropa bonita y desfilar bien, insisto en que mi gran arma es tener confianza y creer en mí porque aquí hay muchas mujeres hermosas y todo tipo de bellezas y la única forma de sobresalir es con actitud.

De las candidatas que has visto, ¿quién es tu favorita?
Ay hombre, no puedo responder eso. Las últimas muchachas que he visto fueron Puerto Rico y México, y me parecen hermosas y Venezuela también me gusta mucho. Pero la verdad adoro a Venezuela además de ser bella porque como mi hermana Stefanía Fernández es de allá, me gustaría que ganara.

Y hablando de Stefanía, ¿qué tal es como compañera de apartamento?
Maravillosa, es un amor. Ella es una mujer muy chistosa, inteligente y ordenada. Lo más divertido de todo es que somos muy parecidas y nos gusta escuchar la misma música a todo volumen, nos gusta hacerle broma otra gente, lloramos juntas y tenemos el mismo sentido del humor, somos como hermanitas y la pasamos súper bien. Otra cosa en la que nos parecemos es que a ninguna de las dos nos gusta hacer dieta.

¿Cuál es la comida qué más te hace pecar?
Dios mío, yo amo el pan. No me imagino la vida sin pan y lo que hago es que trato de comer pan sólo de vez en cuando y como soy vegetariana, lo que hago es que cuando como mucho pan, le bajo a las calorías y hago más cardio.

Siempre has estado rodeada de muchos latinos, ¿qué es lo que más te gusta de nosotros?
Adoro a la gente y la música. Me gusta el merengue, la salsa y el reggaetón. Me gusta mucho Daddy Yankee, Toby Love, Wisin & Yandel y Tito Puente. Me gusta como bailan ustedes y cuando estaba en secundaria estaba en el grupo de baile latino con todos mis amigos colombianos, puertorriqueños y dominicanos. También me gusta el arroz con pollo y los platanitos y me gusta ver como las mujeres siempre se ven bien y son muy sexy.

Si pudieras ser una de las bailarinas de Daddy Yankee, ¿cómo lo convencerías para que te dejara bailar con él?
Me encantaría hacer algo así si la organización me lo permite y creo que sólo le diría: "hola, papi, ¿cómo estás? Mi nombre es Rima y empecemos a bailar". Me gusta mucho su canción "Qué tengo que hacer pa' que vuelvas conmigo".

Cuando ganaste Miss USA salieron unas fotos tuyas donde se dijo que eras bailarina exótica, ¿te molestaron los comentarios?
Creo que a todas las personas que ganan algo o tienen éxito los demás siempre tratan de etiquetarlos y, como sé que ese tipo de cosas son comunes, no me molestan y al contrario, es para mí una oportunidad para que otras personas me conozcan y sepan verdaderamente quién soy yo. Por eso les digo que no crean todo lo que dicen de mí ni lo que vieron. Lo que se dijo de mí es falso y aunque las fotos no son las mejores, les digo que de verdad era un evento de aeróbicos en Detroit donde estábamos varias muchachas y un ex amigo mío las tomó y las puso en internet, pero no era nada malo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada