jueves, 26 de agosto de 2010

Miss Venezuela no se sentía sobrada, ¿Por qué no quedó? Se pregunta el público y los expertos responden

Sigue lloviendo. En el Facebook, en el Twitter, en las conversaciones de calle, los venezolanos siguen cuestionando la decisión de los jurados de Miss Universo. Nadie acepta que la candidata venezolana no haya entrado siquiera al grupo de las 15 semifinalistas.

¿La razón? Para la gran mayoría, la Miss Venezuela Marelisa Gibson merecía sobre todo una mejor calificación. Otros insisten en que le robaron la corona. Pero, José Rafael Briceño, profesor de Oratoria de la Organización Miss Venezuela, insiste en que no es cierto.

"Es muy fuerte decir eso", comenta el profesor vía telefónica desde Bogotá. "En Miss Venezuela cada año hay que lidiar con los mismos comentarios, porque siempre hay quien queda descontento", añade.

A su criterio, la descalificación de la venezolana tiene más aristas qué evaluar. Y la primera es que, el del lunes 23 de agosto, ha sido el Miss Universo más reñido que ha visto.

"Marelisa iba tan bien preparada como Dayana y Stefanía. Para mí, lo que sucedió fue que a la Organización Miss Universo le afectó la actitud triunfalista de algunos venezolanos en Internet", adelanta.

Iván Dumont, fotógrafo y creador del traje típico Abra Solar que lució la reina, piensa que más que una actitud triunfal fue la presión de los países lo que cercó el camino de Marelisa. "Las organizaciones de Miss Puerto Rico y República Dominicana habían manifestado que de ganar nuevamente Venezuela ellos no enviarían más representantes. Quizás el jurado tomó la decisión para curarse en salud, yo no creo que ella haya quedado fuera de las 15", dice.

Y coincide con José Rafael Briceño en que Miss Universo 2010 ha sido el año más reñido del certamen.

"Había candidatas muy fuertes, pero Venezuela siempre estuvo en el cuadro de las favoritas. Fue el antecedente de dos Miss Venezuela coronadas como Miss Universo el otro factor que la afectó, porque su desempeño no se puede objetar. Es la Miss Venezuela que llevó la preparación más fuerte que haya podido recibir cualquiera".

Pero con quien no está de acuerdo Briceño es con el representante de modelos Luigi Ratino, quien opinó que Gibson iba muy confiada.

"No, ella no llegó a Las Vegas autoproclamándose reina. Más que la supuesta actitud de sobrada que le achacan, fue la actitud triunfalista de los compatriotas en los foros de Telemundo lo que le hizo daño", argumenta Briceño.

Y sabe que ha hecho una acusación temeraria. "Es que no le hicieron ningún favor diciendo que esa corona ya estaba ganada". Él dice haber visto incluso un montaje de las tres reinas venezolanas coronadas. "La gente de Miss Universo se molestó. Y cualquier cosa que no le saliera perfecta a la niña se la evaluaron de manera más estricta".

¿Qué dice sobre la entrevista con el jurado? "Ella se sintió muy bien, le preguntaron cosas que habíamos manejado, como el tema de las cirugías", dice Briceño.

"Cuando conversó con ellos les dio un mensaje claro. Entendía que era difícil para el jurado escogerla como la tercera Miss Universo consecutiva, porque muchos países iban a protestar, pero que ella iba a dar la pelea. La información que tengo es que les cayó bien".

Hasta ayer el profesor de Oratoria aún no había podido conversar con la reina. Pero está seguro que el golpe la afectó.

"Claro que le tiene que haber pegado. Ella es superperfeccionista. Y estoy seguro de que lo que más le dolió no fue el hecho de no ganar, sino el no haber quedado entre las 15", dice.

Briceño está claro en que cuando Marelisa regrese a casa hará preguntas. "Va a necesitar respuestas. Hasta que no sepa exactamente qué fue lo que pasó, no se va a quedar tranquila. La conozco".

Y no se refiere a que ella sea una persona picada. "Sino que es muy perfeccionista y trabajó enormemente para lograr cosas y, obviamente, le va a costar -como a todos- entender que no quedó ni siquiera entre las 15, cuando todos vimos su altísimo nivel", sigue José.

Afortunadamente, una buena parte del entrenamiento de las misses es prepararlas para reaccionar en los más diversos escenarios. "Marelisa estaba preparada para todo. Aunque en su caso, como cargaba con la presión de la tripleta, no le hice demasiado hincapié en que también debía verse fuera del cuadro, no le iba a permitir que bajara la guardia", agrega.

Pero, y a sabiendas de que el tema de la descalificación de Miss Venezuela en Miss Universo seguirá dando de qué hablar, el profesor se prepara para ofrecerle respuestas a su alumna cuando ella pise el país.

"Si me pregunta qué pasó, tendría que decirle que nunca lo sabremos. Aunque personalmente yo tiendo a pensar que la Organización Miss Universo prefirió ahorrarse toda la presión de la tripleta, porque ya había personas que estaban cansadas de la campaña de los fanáticos, a los que se les fue la mano... El jurado decidió ahorrarse la polémica y no dejarla llegar al grupo de semifinalistas, si quedaba entre las 15 y no gana, la acusación contra ellos hubiese sido peor".


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada