viernes, 13 de agosto de 2010

Miss Ecuador: "Mi país va a saltar de emoción"

Lady Mina sufrió el racismo y vino de un barrio pobre pero logró sus sueños como en un cuento de hadas; quiere ser la primera Miss Universo ecuatoriana
Por Andrés Martínez Tutek/NYC 12 de agosto, 2010


Hace cinco meses, Lady Mina le calló la boca a más de uno en su país tras convertirse en Miss Ecuador. Aunque esta estudiante de periodismo de 23 años conquistó al público con sus medidas perfectas, carisma y picardía a la hora de desfilar, no faltaron los comentarios de aquellos que se oponían a que una mujer de tez oscura que venía de un barrio muy humilde en Guayaquil, representara a los ecuatorianos en el exterior

Los días fueron pasando y “la Barbie”, como la llaman en su país, se fue ganando el cariño de su gente y tras enseñar que en la vida lo importante son los hechos y no las palabras, esta joven se dedicó a trabajar en varias obras sociales y el 23 de agosto quiere dejar en alto el nombre de Ecuador cuando se elija la nueva Miss Universo.

Aunque no es una de las grandes favoritas, en esta versión del concurso Mina siente que con su simpatía, belleza e inteligencia se ganará un cupo entre las semifinalistas y así pondrá a soñar a su patria con la anhelada corona.

La joven asegura que desde que era una niña sabía que su vida estaría en las pasarelas como Naomi Campbell y, aunque siente que el racismo le cerró muchas puertas, aprendió a luchar con más fuerza para conseguir todo lo que se propone. Hoy su país tiene los ojos puestos sobre ella y promete que aunque toque el cielo con las manos jamás olvidará de donde viene. Ella nunca dejará de ser la chica humilde y sencilla que como en los cuentos de hadas, un día salió de su casa siendo una mujer común y corriente y regresó cortejada por los gritos de sus vecinos convertida en toda una reina.

Ecuador nunca ha ganado en Miss Universo, ¿será que esta vez te llevas la corona?
Eso espero, yo estoy muy contenta de estar viviendo esta experiencia que es única en la vida de cualquier mujer y lo que les prometo es que voy a dar todo de mí y entregarme por completo. Sé que si gano mi país va a saltar de emoción como cuando gané en Ecuador y esperemos que todo salga bien.

¿Viniste con muchos ecuatorianos para que te echen porras?
La verdad viajé solita, pero creo que uno siempre consigue en el camino gente que lo apoya a uno y lo quiere a uno, entonces le digo a la gente que si alguien me quiere acompañar y quiere hacerme barra en Miss Universo, está más que bienvenido.

Si estuvieras escribiendo una nota sobre ti misma, ¿que dirías de tu paso por Miss Universo?
Diría que por Miss Universo pasó una chica alegre, divertida y muy sencilla que le aportó mucho a su país. Una mujer que siempre supo que en la vida nada es gratis y que hay que tener disciplina y trabajar fuerte para conseguir todos los sueños que uno se propone. A uno nada le llega a la casa así no’más. Si uno quiere algo tiene que salir a buscarlo porque si uno se queda sentado rascándose la panza, como dice mi mamá, las cosas no le salen.

Pero ahora que eres reina puedes quedarte rascándote la panza un rato y viviendo de tus premios, ¿no?
Eso es lo que piensa mucha gente, pero no es así, ahora es cuando tengo que trabajar más fuerte. Piensan que uno gana y ya se sienta en un mueble de oro, y que a uno le hacen todo y no, uno tiene que trabajar con fuerza con corazón y espíritu y también servirle a los demás, como hago con la fundación en la que estoy que ayuda a fortalecer lazos familiares y a inculcarle valores y princípios a los niños.

Tu historia es como la de una princesa de un cuento ¿siempre quisiste ser reina?
Sí. Yo desde pequeña le decía primero a mi mamá que quería ser modelo, pero era muy tímida y cuando las veía desfilando en trajes de baño y pantalones cortos me desanimaba pero cuando crecí me di cuenta que quería ser como Naomi Campbell y me metí a una academia y ahí comencé mi sueño, me puse una meta y la estoy logrando.

¿Y qué hace una reina estudiando periodismo en la universidad?
Es que hay que estudiar y amo esa profesión. Me encanta hacer reportajes y también quisiera ser presentadora de noticias y creo que esa es otra manera de ayudar a los demás.

¿Sentiste rechazo o algún tipo de racismo cuando ganaste tu corona o cuando fuiste modelo?
A veces es dificil hablar del racismo. No podemos generalizar y decir que todo mundo es racista pero no faltan los que sí lo son y creo que uno en vez de dejarse llevar por esas cosas debe ponerse más fuerte, pero en general creo que en mi país me aceptan y están felices conmigo. Sólo sentí el racismo de manera indirecta cuando era modelo y a veces iba a algunos castings y veía que no me daban el trabajo por mi color, pero eso nunca me desanimó y me puso más fuerte.

¿Y cómo es la Lady Mina que se volvió Barbie y reina con su corona?
Es la misma que sin corona. Creo que sigo siendo la misma Lady humilde y sencilla de siempre. Mi esencia no la voy a perder nunca y sigo siendo igual de cariñosa, social y alegre como cuando era una niña. Lo bonito de la gente es eso, es mantener su personalidad y saber que así uno logre la fama que sea siempre debe tener los pies en la tierra y no olvidarse de donde viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada