domingo, 9 de octubre de 2011

Dayana Mendoza, Miss Universe 2008, revela su ritual de belleza para Todo en Domingo




Dice que cuando era adolescente ­es decir, ayer­ no se ocupaba de nada de lo que tuviera que ver con cuidados estéticos. Pero Miss Universo 2008 tiene hoy 25 años ­la edad oficial para no seguir postergando las rutinas de cuidado y prevención­ y una carrera de modelo. Esto implica, obviamente, que debe estar atenta a las medidas de su cuerpo, algo que exige dedicación y disciplina. "Uno trata de acoplarse a los horarios. A mí me gusta hacer varias clases. Hay una de cardiovascular, bodysculpt, que me encanta, porque te ayuda a esculpir el cuerpo y no te pones ni muy grande ni muy delgada. Y si no puedo ir al gimnasio, salgo a correr o hago yoga en la casa", dice desde Nueva York, donde reside actualmente.



Sin embargo, reconoce que lo del ejercicio no es algo que le salga natural. "Yo necesito que me digan qué hacer, necesito al entrenador allí mismo, si no me da mucha flojera, y en la mañana es horrible, es una pesadilla. 

Por eso prefiero ir al gimnasio al mediodía o después de las cinco de la tarde". Como muchas personas que no son "mañaneras", Mendoza asegura que necesita un tiempo prudencial ­unos 40 minutos, según dice­ desde que se levanta hasta activarse. 

"Prefiero levantarme a las 6:30 am y tener tiempo para andar por la casa y ver las noticias. No me gusta apurarme en las mañanas". ¿Y para desayunar? Un jugo natural, tortilla de claras con cebolla, tomate... "Con lo que haya en la casa, soy muy floja haciendo mercado, no me gusta", dice quien sustituye el pan en la mañana por un buen trozo de aguacate. "Estoy agregando más pescado a mi dieta y menos pollo y carne. El paladar me ha cambiado. Creo que como el cuerpo va cambiando con el tiempo, te va pidiendo otras cosas más saludables. Antes era un cochinito, ¡me encantaba comer pizza todo el tiempo!" Ahora también le gusta, pero decreta que la que se comió el domingo pasado, será la pizza del mes. 


Mirada al natural. 
Al contrario de lo que se podría pensar, Mendoza asegura que sus ojos es lo que menos le gusta realzar al maquillarse (tal vez porque destacan por sí solos). 

"Si no me tengo que maquillar por razones de trabajo, entonces me pongo un corrector, un poco de brillo y blush. No me gusta ponerme mucho en los ojos. Me agrada sentir la cara limpia, te hace ver más natural, y eso también es importante para mí, no lucir artificial. 

Quizás lo que más destaco son las mejillas, porque me parece que ponerles color te hace lucir más alegre y saludable", dice quien señala que en su rutina de cuidado diario no puede faltar la leche limpiadora, y las hidratantes para ojos, rostro y cuello. "Trato de usar productos que sean lo más naturales posibles, con extractos de algas marinas y camomila, sin nada de alcohol, para que la piel no se reseque. Estoy usando el mismo desde hace dos años y me funciona muy bien". 

Pero que nadie se engañe, una Miss Universo también tiene días malos. "Hay días que uno amanece más linda que otros, pero cuando amanezco con la cara de no haber dormido lo suficiente, me pongo pañitos de manzanilla fría en la cara antes de meterme a bañar", dice para quien quiera tomar apuntes. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada